CUBA SE PREPARA PARA SALIR DEL LIMBO LEGAL

La isla caribeña, con muchas oportunidades más allá del turismo, crecerá a un ritmo de dos dígitos anuales cuando Estados Unidos levante el embargo.

Cuba es algo más que una promesa, pero su futuro está en manos de los congresistas estadounidenses. Son ellos los que tienen que aprobar el fin del bloqueo económico que ha aislado a la isla durante décadas.

Cuando se acabe el embargo, “el PIB de Cuba crecerá por encima de los dos dígitos”, estima José María Viñals, socio y director de operaciones internacionales del bufete español Lupicinio y experto en el país caribeño.

El problema es que nadie sabe cuándo pasará. Barack Obama, presidente de Estados Unidos, y Raúl Castro, mandatario cubano, dieron un paso contundente a comienzos de año al reiniciar la relaciones diplomáticas entre ambos estados, suspendidas durante más de cincuenta años. Desde entonces, se han despejado obstáculos clave, pero falta el definitivo.

Elecciones

A las puertas de las elecciones de Estados Unidos, que se celebran en noviembre del año que viene, parece imposible hablar de fechas. “Lo que más facilitaría el proceso sería un nuevo presidente republicano que estuviera en línea con la política de Obama en materia de Cuba, con un Congreso y un Senado republicanos”, explica este abogado, que recuerda que gran parte de las sanciones contra Cuba han llevado el sello de Gobiernos demócratas.

limbo cuba

PUBLICIDAD

 En cualquier caso, el proceso de apertura parece un camino sin retorno que cambiará radicalmente la fisionomía económica de la isla (salvo un poco probable triunfo del candidato republicano contrario al acuerdo, Marco Rubio). “El potencial del sector turístico es evidente. Cuba recibe tres millones de turistas al año, una cifra que se multiplicará si se abre a la mayor economía del mundo”, destaca Viñals, que subraya también las necesidades de modernización de las infraestructuras turísticas del país, como aeropuertos y terminales de puertos, junto con el negocio inmobiliario.

Pero, además, la isla cuenta con muchas otras áreas que pueden captar el interés de los inversores, como la industria agraria, el tratamiento de residuos sólidos, las plantas desaladoras y la industria siderúrgica. Cuba se enfrenta también a la necesidad de reducir su dependencia energética (recibe cien mil barriles de petróleo de Venezuela al día), un objetivo para el que necesita las energías renovables. En este mercado, con abundancia de productos como azúcar y marabú que pueden ser utilizados como combustible, las empresas españolas podrían tener un papel protagonista por su experiencia en las industrias de biomasa y solar.

El problema, sin embargo, es la financiación. Como consecuencia del embargo, “faltan recursos y los mercados financieros están cerrados para ellos”, recuerda Viñals. Por lo tanto, cualquier proyecto que se emprenda requiere grandes cantidades de dinero en efectivo, lo que representa un gran obstáculo para las compañías españolas.

“Otro sector interesante es el del embotellado, envases y embalajes”, destaca el abogado de Lupicinio. Cuba produce ron y tabaco, pero se ve obligado a importar cajas y botellas para guardar estos productos, lo que descompensa la balanza comercial.

LH920x250

UNA PROFESIÓN SIN LIBERALIZAR

En un mercado en el que la profesión de la abogacía está sin liberalizar y en el que no se puede abrir oficina como despacho extranjero, el bufete español Lupicinio cuenta con reprentación en Cuba desde 1996, lo que le ha abierto muchas puertas en la cerrada economía de la isla. José María Viñals, socio de Lupicinio, ha sido uno de los ponentes en las jornadas sobre inversiones en Cuba que se han celebrado estos días en Nueva York, organizadas por Wharton. El despacho español ha trabajado en Cuba con grandes clientes como el gigante de la publicidad WPP (que está instalándose actualmente en Cuba), British Airways, cadenas hoteleras españolas, el banco de desarrollo de China, Acciona y Bankia, entre otras. Lupicinio ha prestado también sus servicios a empresas cubanas en el exterior.

 

Deja un comentario

Consúltenos

Para cualquier otra información, por favor, no dude en contactar con nosotros en:

T +34 91 436 00 90
F +34 91 575 20 18
e-mail: [email protected]

Socio Director: Lupicinio Rodríguez
T +34 91 436 00 90

¿Dónde estamos?

Nuestra oficina principal está en Madrid:

Villanueva 29
28001 - Madrid
T +34 91 436 00 90
F +34 91 575 20 18
Ver mapa

También tenemos oficinas en:Barcelona, Valladolid, Bilbao, Vigo y Dubai.

ACTUALIDAD

En esta sección el profesional de los medios de comunicación encontrará toda la información y recursos relativos a Lupicinio Abogados.

TRABAJA CON NOSOTROS

Si deseas colaborar con nuestra Firma, consulta estas secciones:

1e33731c62014a961be9c976001f5605QQQQQQQQQQQQQQ