Desbloqueo de investiduras – Artículo en ABC

 

 

Desbloqueo de Investidura. Es tan fácil…

Publicado en  la sección Tribuna abierta de ABC el 08/12/2016 bajo el título:

 

DESBLOQUEO DE INVESTIDURAS

 

Una vez se ha demostrado que la tozudez del PP  y PSOE en materia de “investidura” es  crónica e incurable.

Por ello reitero  mi recomendación del “voto secreto”  en la tercera sesión de investidura.

 

Es cierto que la visibilidad o transparencia en las votaciones que se celebran en el Congreso de los Diputados para la Investidura del Presidente mediante el voto público permite a los electores fiscalizar la acción de sus representantes, reforzando con esa visibilidad la “accountability” de los diputados. Es lógico que a los ciudadanos les interese comprobar que “sus” diputados votan a sus líderes, sin trampas ni “deslealtades”. Pero no es menos cierto que la dictadura que ejercen jefes y caciques de los partidos políticos ya resulta inaceptable – en esta etapa de nuestra cultura democrática – en materias atinentes a la libertad de conciencia o a materias extraordinarias sensibles de las que pende la estabilidad del Estado o la normalidad de las instituciones. Precisamente en este contexto, el Parlamento italiano impuso, tras la última Guerra Mundial, el voto secreto como reacción al régimen caciquil impuesto por los comisarios políticos.

El Parlamento europeo también impuso en alguna oportunidad el voto secreto a solicitud de una quinta parte de eurodiputados. Martín Schultz, poniendo el dedo en la llaga declaró que se “trataba” de evitar el acoso de los gobiernos (pudo decir partidos) a sus eurodiputados. El Profesor Jorge Esteban abordó en un reciente artículo la cuestión del bloqueo en la investidura. El modelo alemán prevé dos herramientas que evitan bloqueos como el que sufre nuestro precario sistema de investidura: El voto secreto y la mayoría relativa en tercera votación. El Profesor propone la siguiente reforma del artículo 85.3 del Reglamento del Congreso de los Diputados, que dice: “Las votaciones para la investidura del presidente del Gobierno, la moción de censura y la cuestión de confianza, serán en todo caso públicas por llamamiento”. En efecto, la reforma que defiende el Profesor Esteban consistiría en añadir el siguiente párrafo: “No obstante, cuando se haya producido al menos una investidura fallida, según el procedimiento señalado, y siempre que lo soliciten dos grupos parlamentarios o una quinta parte de los diputados, la votación será secreta”.

La ventaja de la brillante propuesta del Profesor Esteban es que no se requiere una Ley Orgánica ni el refrendo del Presidente del Gobierno ni la sanción del Rey pues como señala el artículo 72.1 CE, las Cámaras establecen sus propios Reglamentos. Los Reglamentos parlamentarios se aprueban automáticamente por la Cámara a que se refieren, sin intervención del Ejecutivo. El Reglamento del Parlamento vasco es otro buen ejemplo de pragmatismo, sin necesidad de recurrir al voto secreto. Resuelve – aunque no plenamente si el empate se reprodujera repetidamente – el bloqueo de investidura.

 

 

Artículo 129

 

  •  1. – Reanudada la sesión, se procederá a la votación.
  • 2. – Resultará elegido Lehendakari el candidato que obtenga mayoría absoluta de la Cámara.
  • 3. – Si ninguno de los candidatos alcanzara la mayoría absoluta, se repetirá la votación veinticuatro horas después y será designado Lehendakari el que entre ellos obtenga el mayor número de votos. 
  • 4. – Si se produjese empate entre los candidatos con mayor número de votos, el Presidente del Parlamento convocará nueva votación en el plazo de veinticuatro horas. La votación se realizará exclusivamente sobre dichos candidatos.
  • 5. – Si se produjera un nuevo empate, el Presidente del Parlamento, en unión de la Mesa y de la Junta de Portavoces, establecerá el calendario de reuniones de la Cámara para las sucesivas votaciones.

Si los ciudadanos – o los comisarios políticos – desean saber de disidencias no resultaría imposible verificar razonablemente las disidencias en los partidos mediante la incorporación de una asignación numérica a cada grupo de votos. Por ejemplo al PP se le asignaría papeletas numeradas aleatorias del 1 al 145 extraíbles al azar y estas se depositarían junto con el voto. Con esa verificación se permitiría a los ciudadanos “watch the watchers”, es decir, conocer el número de disidencias dentro del colectivo PP o de otro partido según la franja numérica. Este sistema se podría aplicar, como segmento, al Grupo Mixto.  No tiene sentido imponer la autoridad del Partido en materias de conciencia o en situaciones extraordinarias como la que vivimos. Además la autoridad del Partido no es equiparable a la autoridad en materias religiosas. No existe un voto de obediencia como sucede en la Iglesia donde por mor de la “charismata” otorgada a la autoridad religiosa, el presbítero ha de obedecer. Ni los partidos políticos ni sus jerarcas gozan de “charismata”.

 

Una vez se ha demostrado que la tozudez del PP y PSOE en materia de “investidura” es crónica e incurable; que el PP ha de gozar de la ventaja del ganador y que la normalización de las instituciones del Estado es un valor más importante que la identificación por “los comisarios” de hipotéticos traidores, reitero mi recomendación del “voto secreto” en la tercera sesión de investidura. Tampoco debiera anatemizarse a los diputados que voten en cuestiones laterales, tangenciales o de conciencia contra su partido. Tomemos el ejemplo de John McCain – miembro por Arizona desde 1983 y candidato en 2008 a elecciones presidenciales – este congresista ha votado con frecuencia contra proyectos legislativos republicanos sin que sufra su popularidad ¿Es McCain un traidor del partido republicano?

 

Naturalmente la dictadura de los Comisarios se diluiría o desaparecería con un sistema electoral de tipo mayoritario, pero no es nuestro caso.

 

 

 

 

 

 

Lupicinio Rodríguez

[email protected]

 

 

Deja un comentario

Consúltenos

Para cualquier otra información, por favor, no dude en contactar con nosotros en:

T +34 91 436 00 90
F +34 91 575 20 18
e-mail: [email protected]

Socio Director: Lupicinio Rodríguez
T +34 91 436 00 90

¿Dónde estamos?

Nuestra oficina principal está en Madrid:

Villanueva 29
28001 - Madrid
T +34 91 436 00 90
F +34 91 575 20 18
Ver mapa

También tenemos oficinas en:Barcelona, Valladolid, Bilbao, Vigo y Dubai.

ACTUALIDAD

En esta sección el profesional de los medios de comunicación encontrará toda la información y recursos relativos a Lupicinio Abogados.

TRABAJA CON NOSOTROS

Si deseas colaborar con nuestra Firma, consulta estas secciones:

af62c8665f115a084d6ced7711b62b09~